CTA Género
Martes 12 de Diciembre de 2017
(54-11) 4958-0997/1143/0869/1710
Perón 3866 (C1198AAV)
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Seguinos en Facebook
Institucional Noticias Documentos/Informes Legislación Contactos Opinión Links
PRENSA - 02.07.17

MISIONES
La criminalización de mujeres es una constante en las intervenciones de la Justicia
La criminalización de mujeres es una constante en las intervenciones de la Justicia

El espacio de Género de la CTA Autónoma de Misiones participó el miércoles, como parte de la Mesa por la Absolución de Victoria Aguirre, del debate oral que comenzó en el Tribunal Penal de Oberá. Reclamó junto a las demás organizaciones la absolución e inmediata liberación de Victoria.

Advirtió una vez más la necesidad de que los operadores judiciales incorporen la perspectiva de género para el abordaje de estas causas, evitando así la criminalización y revictimizacion. Para la CTA-A es fundamental visibilizar y denunciar estas formas de intervención que siguen vulnerando los derechos de las mujeres y sus hijos e hijas. El debate continúa el lunes 3 de julio con la declaración de los primeros testigos.

Victoria Aguirre está acusada de homicidio agravado por el vínculo. La justicia de Misiones la juzga como responsable del asesinato de Selene, su pequeña hija. Está presa desde el 29 de enero del 2015. Su caso debió ser investigado como femicidio vinculado, el testimonio de Victoria sumado a las pruebas aportados en el expediente señalan a Emilio Lovera, su pareja en ese entonces, como el causante de la muerte de Selene, muerte que se produjo en un contexto de extrema violencia de género y como parte del sufrimiento que infringió a Victoria. Pero la justicia nunca indagó en esa línea. Siempre la prejuzgó como responsable primaria de la muerte de Selene.

El miércoles comenzó el debate oral, la primera de 5 jornadas que culminarán el próximo 6 de julio, día en que se espera haya sentencia.

El doctor Roberto Bondar, abogado defensor de Victoria, confía en que en el expediente están las pruebas del femicidio vinculado y de la condición de víctima de Victoria. Tal como lo advierten también el Consejo Nacional de las Mujeres y la Asociación Pensamiento Penal, instituciones que se presentaron como amigos del tribunal.

“Se trata de un femicidio vinculado porque se dan en el caso los elementos propios de este tipo penal: el vínculo en los términos del inciso 1 del artículo 80 CPN entre Aguirre y Lovera, quienes eran pareja y convivían; el propósito de hacer sufrir a Victoria Aguirre al maltratar y golpear hasta la muerte a su bebé, Selene. La violencia física y psíquica ejercida por el imputado Lovera contra las víctimas, su pareja entonces, Victoria Aguirre y la hija de ésta, Selene, –en particular, violencia doméstica, acorde al artículo 6 a) de la ley 26.485— terminó produciéndole la muerte a ésta última. Selene era el medio por el cual Lovera sometía y mantenía sujeta a Victoria Aguirre en una relación de violencia de género”, se puede leer en el amicus cureae presentado por el Consejo Nacional de las Mujeres de Presidencia de la Nación.

“Si analizamos el contexto de violencia doméstica y sumisión en el que ella y su niña se encontraban inmersas desde hacía un mes, la lectura aislada de esos mismos hechos se vuelve arbitraria, contraria a derecho. Un juicio respetuoso de la verdad real debe considerar, desde la perspectiva de género, que en diciembre de 2014 V.E.A. de veintidós años y su hija A.S.A. comenzaron a convivir con R.E.L., un hombre que había conocido por internet. La convivencia se dio en un marco de violencia doméstica, encontrándose V.E.A. sometida a la voluntad de R.E.L. en un grado tal que perdió todo contacto con su familia y cuando intentó buscar ayuda no fue escuchada”, agrega el Observatorio de Practicas Penales de la Asociación Pensamiento Penal en otro de los amicus. “… el sorpresivo contexto de violencia doméstica al cual V.E.A. fue sometida impidió que pueda instrumentar las defensas adecuadas para sustraerse de los episodios de agresión primero psicológica, luego física y sexual que fueron sucediendo. Su personalidad y el férreo temor a que su niña fuera lastimada impidieron que V.E.A. reaccionara de otro modo, pues se encontraba atrapada en un vínculo de dominación y control absoluto por parte de su pareja que culmina a los pocos días con el inesperado óbito de la pequeña”.

El prejuzgamiento

Nada de lo expuesto más arriba, advertido por estas asociaciones, por las organizaciones de mujeres, y las que integran la mesa por la absolución de Victoria Aguirre se trató en el debate oral, como tampoco se pudo ver en la instrucción de la causa.

La jueza, Amalia Avendaño, Preside el Tribunal donde la juzgan. Lovera también está imputado pero con una calificación menor y una expectativa de pena menor, lo que hace aún más evidente la arbitrariedad de la causa.

En la jornada declararon ambos. La primera fue Victoria. “La intervención de la fiscal Estela Marys Salguero de Alarcón, esposa del juez de Instrucción Horacio Heriberto Alarcón, fue un muestrario de discriminación, misoginia y ensañamiento. Una hora y 31 minutos duró el interrogatorio. La fiscal cargó contra Victoria con una crueldad tan evidente que incomodaba. No tuvo reparos en devolverla a esos días, en hurgar en su dolor y en su angustia, y se detuvo en detalles insignificantes mientras le era indiferente la trama de violencia más extrema que Victoria relataba, una y otra vez”, remarcan desde la Mesa por la Absolución en su crónica del primer día del juicio.

Con Lovera el trato fue sustancialmente diferente. “Aguirre fue sometida a un interrogatorio largo e inquisitivo, y tuvo que soportar la actitud hostil del abogado defensor de la otra parte, sin que hubiera objeciones por parte del tribunal. En cambio, Lovera estuvo menos tiempo y las preguntas no tenían, ni mucho menos, el mismo tono acusatorio, hasta el punto que alguien del público interrumpió la audiencia gritando que la fiscal parecía la abogada defensora del imputado. No obstante, cada vez que el defensor de Victoria, el abogado Bondar, preguntaba algo a Lovera, los jueces le llamaban la atención o lo reprendían. “Los encargados de aplicar Justicia están atravesados por el modelo machista y patriarcal”, aporta Pablo Fiscarelli quien presenció el juicio en representación del Consejo Nacional de las Mujeres.

“Este debate nos volvió a enfrentar con prácticas misóginas, machistas, violentas de operadores judiciales, jueces, fiscales, defensores, incapaces de dimensionar las formas más estructurales de violencias contra las mujeres, con evidentes resistencias para abordar estas causas desde una perspectiva de género, aplicando la variada legislación que existe y que nuestro país se comprometió a cumplir”, sostuvo Alicia Rivas Zelaya Secretaria de Comunicación de la CTA Autónoma e integrante de la Mesa por la Absolución.

“El miércoles se sintió la fuerza de la resistencia y se vivió la solidaridad para enfrentar la grave situación de violencia de género. Las mujeres dijimos presente y gritamos la absolución de una víctima de políticas públicas que olvidan. Y abandonan haciéndolas más vulnerable”, agregó Mónica Gurina integrante de la conducción provincial de la CTA-A.

La referente del movimiento feminista local Muriel Arensburg señaló que "el trato que ha recibido Victoria en el debate no sólo es una inhumana revictimización, es también una vergüenza para la institución jurídica misionera, muestra claramente el profundo desconocimiento por parte de los y las agentes judiciales de nuestra legislación, pero también de la legislación internacional, de la CEDAW porque se la discriminó por mujer y de las reglas de Brasilia sobre Acceso a la Justicia de las Personas en Condiciones de Vulnerabilidad a las que nuestro país adhirió y entre las que por supuesto que se encuentra Victoria. ¿qué otra cosa es una joven madre doliente de 22 años, más que una mujer vulnerable? La justicia al omitir escucharla, al no investigar su versión, al negar la clara inferioridad de condiciones en que se encontraba frente a este hombre ha incumplido compromisos internacionales. La están prejuzgando por mujer y por pobre sin escuchar su defensa."

“Nuevamente nos encontramos presenciando un juicio plagado de aberraciones judiciales, a cargo de los operadores judiciales de la provincia de Misiones. Desde los comienzos de la confirmación de La Mesa por la Liberación de Victoria Aguirre evidenciamos faltas procedimentales, práctica común característica de la justicia misionera, en lo inherente al periodo de instrucción donde hubo omisiones de parte de la fiscal que entiende la causa, omisiones que permiten hoy tener pruebas parciales que damnifican una de las partes” destacó Carolina Verón referente del Movimiento Cecilia Rodríguez.

Y agregó: "Lo que pone de manifiesto esta primera instancia de un juicio postergado para dilatar la presión social, que hemos conseguido gracias a la articulación de las mujeres en los distintos espacios políticos y sociales a los que pertenecemos, es la inoperancia del Estado en todas sus formas. La ausencia de una trayectoria formativa de los operadores del Estado, fomentando así intervenciones plagadas de fundamentos y accionares misóginos. Que quedan al margen de los convenios y leyes internacionales nacionales y provinciales a los que hemos suscripto”.

Los hechos

El 29 de enero del 2015, Victoria llegó con la niña en brazos hasta el Hospital Samic de Oberá, allí se enteró que su hija ya estaba muerta. La médica que la atendió la denunció a la policía y minutos después la detuvieron. En ese momento Victoria estaba en shock, no pudo contar que había pasado, cómo había llegado hasta esa situación. A la justicia tampoco le importó saberlo, supuso que ella la había matado.

La detuvieron y trasladaron hasta la comisaria, allí un médico le preguntó si le dolía algo y ella en medio de la conmoción dijo que no, que no sentía el cuerpo. Eso bastó para que el parte del médico policial dijera que no tenía lesiones, y la devolvieran a la celda en medio de insultos y acusaciones del personal policial. “Negra asesina”, le gritaba cada tanto una oficial de turno.

Días después pudo comenzar a contar su cautiverio y denunciar la encerrona trágica en la que estuvo y de la que Selene no pudo salir con vida. Victoria contó que el 30 de diciembre del 2014 decidió irse a vivir con Lovera, a una casa de alquiler que compartirían con la beba. Selene tenía una discapacidad que la volvía infinitamente más frágil.

Los primeros días de convivencia parecieron normales hasta que la conducta de Lovera comenzó a modificarse, se puso más violento, las aisló de toda la familia, rompió el celular. Desde el 21 de enero de ese 2015 se puso muy agresivo con la niña, las amenazas con lastimarla fueron constantes y cada vez más concretas.

“Nos tuvo encerradas en la casa de los padres de él, que no estaban en la casa, después nos llevaba al trabajo, en la arenera en la que él trabajada, ahí nos dejaba "llaveadas" y me tenía prohibido hablar con ningún personal”.

En ese periodo del secuestro, recibieron golpes, patadas, amenazas de muerte, el cuerpo de Selene estaba lleno de hematomas, quemaduras de cigarrillos, gritos, las descalificaciones, las amenazas de muerte, zamarreos, empujones, cachetadas. El terror se fue apoderando de Victoria, sentía que cada una de las amenazas de Lovera podía volverse realidad. Tenía miedo que mate a Selene y que la mate a ella.

“Le tenía mucho miedo, yo no quería tener relaciones con él, pero me obligaba, si no aceptaba, me decía que le iba a pegar a la nena, que la iba a matar”, en varios tramos de su relato Victoria cuenta de las violaciones sexuales que sufrió, de la veces que dejó “que me hiciera de todo con tal que se vaya y nos deje en paz”.

Mientras todo esto pasaba su familia creía que estaban de vacaciones en Ituzaingó, Corrientes o en San Ignacio, lo habían leído en los posteos de Facebook que Lovera compartía. 2 días antes del femicidio, Selene se puso muy mal, estaba muy golpeada y Victoria le rogó a Lovera que las llevara al hospital, tenía la esperanza que desde allí denunciaran el hecho, el estado en que estaba la nena y que alguien pudiera rescatarlas de ese infierno, pensó que podrían llamar a sus padres.

La nena ingresó, la médica que la atendió constató las lesiones y ordenó que quedara internada, la internaron y le colaron suero, pero Lovera se impacientó, se puso muy nervioso y amenazó a Victoria que mataría a la nena en el mismo hospital, también amenazó a la médica y obligó que la sacaran. Llamativamente, ante semejante cuadro, los médicos dejaron que se llevara a Selene. Era el 27 de enero del 2015, 2 días después Selene volvió a ingresar al Servicio médico, pero ya sin vida, no sobrevivió a los golpes y al terror de esas últimas 48 horas.

La causa

El expediente penal esta caratulado como Expte. N° 5103/2015 AGUIRRE, VICTORIA ELIZABETH; LOVERA, ROLANDO EMILIO s/ HOMICIDIO AGRAVADO POR EL VINCULO". En caso de haber una condena para ambos, la de Victoria sería mayor por ser ella la madre de Selene.

El doctor Roberto Bondar, defensor de Victoria, pidió desde el momento en que se hizo cargo de la causa, que se investigue el caso como femicidio vinculado. Lo mismo lo hizo después el Consejo Nacional de las Mujeres cuando presentó el amicus ya en la etapa de la instrucción. Eso nunca ocurrió. La justicia nunca investigó una hipótesis alternativa, desde el primer día responsabilizó a Victoria, la prejuzgó, y no hizo nada para demostrar fehacientemente quien fue el responsable de la muerte de la niña.

Durante los más de 2 años y medio de prisión preventiva, se presentaron varios pedidos de excarcelación amparados en el principio constitucional de presunción de inocencia, todas fueron denegadas con argumentos como la situación fronteriza de la provincia.

En la indagatoria de este miércoles el relato de Victoria se mantuvo coherente con la declaración en la etapa de instrucción, estuvo firme ante los ataques y el hostigamiento de la fiscal y del defensor de Lovera, soportó con valentía la presencia intimidatoria de su agresor y de quien asesinó a su hija. Contestó las preguntas, aun aquellas que estaban cargadas de prejuzgamiento, de misoginia, levantó la voz las veces que necesitó ubicar a la fiscal en su rol y ubicarla también en el contexto de violencia extrema que vivió y que la funcionaria jamás reparó.

Para Lovera todo fue más fácil, más amigable. Por momentos la fiscal pareció ser también parte de su defensa.

Este lunes 3 de julio se retoma el debate. Será el tiempo de los testimonios. Declararán: Cristina Raquel Schiefelbein, Hector Gabriel Sena, Dra. Miriam Nilda Ramonda, Dr. Gabriel Flores, Dr. Oscar Krimer, Gabriel Quiñones, Taisa Kozak y Jose Alejandro Aponte. El martes lo harán Alberto Correa, Juana Dino, Ramón Gutiérrez, Claudio Alfredo Tornus, Silvia Cardozo, Carla Alejandra Cabaña, Hilda Isabel Benegas, Melissa Lovera, María Carvalho, Nancy Da Rosa y Debora Simón.

* Secretaria de Comunicación y Difusión de la CTA Autónoma de Misiones

Central de Trabajadores de la Argentina Paulina Lebbos Galería Multimedia En los Medios